Translate

sábado, 21 de febrero de 2015

El paso de mi tiempo...



En el espejo veo el reflejo de mi rostro. 
El ovalo redondeado de blanca piel, salpicado de lo que fueron juveniles pecas, hoy difuminadas...
Los ojos llenos de brillo, a pesar de sus parpados en descenso.
 La nariz, modelo y envidia de un cirujano plástico y los labios más finos que antaño.
 En el marco, una fina y densa cabellera negra en la que
evidentemente, el tiempo ha esparcido sus blancos pelos.


Entereza, serenidad… Eso veo en el espejo y le digo: “Si tú te empeñas en asustarme,
mostrándome el paso de los años, en el envoltorio que es mi cuerpo, deja al menos
que aprecie que soy mejor ser humano, conforme pasa el tiempo. 
Te agradezco tu reflejo, pero te advierto… no doblegaras mi voluntad, pienso envejecer con
dignidad”.





Natalia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada